Saltar al contenido
Blog > Cerámica > Diferencia entre gres y porcelánico

Diferencia entre gres y porcelánico

24 junio, 2021

¿Estás pensando en cambiar tu suelo? Elegir el adecuado siempre es una decisión compleja en la que intervienen tanto criterios estéticos como técnicos, y sobre todo de presupuesto. Con todo, independientemente de que se trate de un suelo para interior o uno para exteriores, todos buscamos el tipo de suelo que se adapta a nuestro estilo, y al mismo tiempo resulte práctico y resistente. Algo que podemos disfrutar durante muchos años. Aunque el parquet sigue siendo una opción a considerar, actualmente se instalan sobre todo suelos de gres y suelos porcelánicos.

diferencia entre gres y porcelánico

¿Cuál es la diferencia entre gres y porcelánico?
Queremos ser de ayuda para que decidir qué tipo de suelo instalar  no sea una decisión tan compleja. Aunque el acabado en ambos es elegante y duradero, cada uno de ellos presenta una serie de características y peculiaridades que seguro harán que se incline tu balanza hacia uno u otro.

Qué es el gres cerámico

Comencemos identificando qué es el suelo de gres y cuáles son las características que lo convierten en unas opción más que aconsejable para determinados tipos de suelos.
El gres cerámico es el material ideal para interiores a un coste mucho más accesible, siempre va esmaltado y es de una gran resistencia. 
Hoy en día el gres cerámico al tener unas características técnicas inferiores al gres porcelánico, está más limitado en cuanto a diseños, formatos e innovación. La ventaja principal una calidad adecuada a un muy buen precio. Por su composición, podemos decir que se trata de un pavimento frío. En verano es una de las mejores opciones para mantener la casa o el espacio a una temperatura soportable, en invierno es menos cálido por ejemplo que una madera, pero en cambio es un gran transmisor para la calefacción radiante. Así pues, ¿cuál es la diferencia entre gres y porcelánico?

gres o porcelánico

Qué es el porcelánico

Por su parte, el suelo porcelánico se caracteriza por su extraordinaria resistencia, más incluso que el gres, ya sea porcelánico toda masa, como esmaltado, material, pulido o semipulido. Con menos mantenimiento, e igual uso, el suelo de gres mostrará los signos del uso antes que el porcelánico. Esta es una de las grandes diferencias entre suelo gres y porcelánico. En su caso, ni siquiera necesita un sellado especial para impermeabilizarlo. No en vano, se dice que un suelo porcelánico bien colocado, con un poco de cuidado que se tenga con él, dura para toda la vida tanto en interiores como exteriores. 

Otras diferencias importantes es que se fabrica siempre en pasta blanca en múltiples formatos desde muy pequeños 5×5 hasta grandes formatos 60×120, 120×120, 90×180 o 120×260 y el super grande 160×320. Con diferentes espesores desde 3 mm hasta 20 mm y diseños con múltiples graficas en un mismo modelo que le otorgan un mayor realismo al acabado final del producto, consiguiendo maderas nobles o mármoles de gran prestigio. 

Normativa de fabricación

¿Sabías que para colocar un suelo de gres o uno porcelánico debes regirte por una serie de normas estandarizadas a nivel de fabricación? En dicha regulación se establecen las características técnicas que requiere la fabricación del material cerámico y su clasificación comercial de las baldosas cerámicas. A su vez, además de la diferencia entre suelo gres y porcelánico vista con anterioridad, hay que considerar que el tipo de suelo que elijamos exigirá unos patrones de colocación y alicatados concretos. Por ejemplo, la norma UNE-EN ISO  10545-7  o Norma PEI afecta a la resistencia a la abrasión de los materiales empleados, y más concretamente a cómo responden ante el desgaste durante su uso. Este estándar constructivo establece una tabla de valores de resistencia en función del tránsito para ayudarnos a elegir qué tipo de suelo es adecuado instalar. Es más, en este aspecto concreto radica una de las mayores diferencias entre suelo gres y porcelánico.
El PEI se nombra con un número romano del uno al cinco. A medida que suma cifra, implica una mayor resistencia por mayor tránsito. Esto marcará para qué estancia es más o menos correcto uno u otro tipo de suelo. Así, los números más altos, son los más adecuados para lugares públicos de alta fricción y uso. Por el contrario un material PEI I será perfecto para baños y dormitorios.

Puntos principales de diferenciación

Así pues, veamos una a una las diferencias entre suelo gres y porcelánico, que como hemos apuntado anteriormente son varias.

Composición

Los suelos de gres cerámico utilizan para su elaboración arcilla roja, marrón o blanca sin un proceso de depuración tan profundo como en el caso del porcelánico, que, además utiliza sólo arcilla blanca, más refinadas y atomizadas para eliminar cualquier tipo de impureza.

Densidad y Durabilidad

La composición de cada uno de estos materiales incide directamente en la densidad del suelo y en consecuencia de la durabilidad de la instalación. A mayor densidad, mayor resistencia. Cara a cara, es el suelo porcelánico el que se impone en estos aspectos.

Absorción de agua

Las densidad está muy relacionada con la porosidad, y esta, a su vez, con la capacidad de absorber el agua (impermeabilización). El suelo de gres es un material de gran porosidad y por lo tanto requiere de tratamiento específico para evitar la aparición de filtraciones y un mantenimiento de las juntas sellantes. 

Dónde colocarlos

Dado que ya conocemos la diferencia entre gres y porcelánico, ahora solo queda explicar para qué estancias son más adecuados cada uno de ellos. Así, para zonas de gran desgaste y trajín, se recomienda utilizar gres porcelánico y no gres por su mayor resistencia y durabilidad. Del mismo modo, este tipo de suelo se adapta mejor a exteriores que el suelo gres.

Precio

Evidentemente, existe una clara diferencia entre gres y porcelánico en el precio: el porcelánico siempre será más caro que el cerámico.

Facilidad de corte y manejo

Por último, se ha de considerar que a mayor densidad de material, mayores problemas a la hora de cortarlo, lo que dificulta y encarece aún más su precio, si no se usan herramientas de corte y manipulación adecuadas. 

Conclusión

La decisión final sobre qué suelo instalar, como hemos visto, depende de varios factores, en algunos de los cuales se puede interceder (o evitar) y en otros no. Así pues, piensa detenidamente el estilo, espacio, y el precio antes de precipitarte en la compra de tu nuevo suelo. Si tienes otras dudas que no te hayamos resuelto sobre qué tipo de suelo instalar, contáctanos.

Cerámica paredes y suelos