Saltar al contenido

Platos de Ducha Carga Mineral Online – Gel Coat

COMO ELEGIR EL MEJOR PLATO DE DUCHA DE RESINA

No hace tantos años, los que hoy formamos Sindesliz recorríamos Catalunya en coche para vender platos de ducha de otras marcas a los almacenes y tiendas de nuestras zonas. Recordamos con cariño descargar con frecuencia casi semanal camiones llegados directamente desde Italia, llenos hasta arriba y con la carga conformada íntegramente por platos de ducha cerámicos de la marca Ceramica Althea , sin pensar que el mercado iba a evolucionar hacia otros conceptos.

La primera vez que algunos de nosotros vimos estos platos «imitación pizarra» quedamos en shock, y la mayoría lo recordamos como si fuera ayer… algunos en feria, otros en los muestrarios de los que disponía algún cliente y que nos enseñaba la novedad… tardamos muy poco en notar la afectación de ese nuevo producto en nuestras ventas. Estaba claro que el mercado estaba cambiando.

En poco tiempo, los diseños tipo pizarra natural se pusieron de moda y las comercializadoras y los comerciales autónomos que se atrevían a vender el producto surgieron como setas. Nosotros, que conocemos el sector desde hace años, sabemos que cuando un producto se pone de moda por referencia estética, no faltan los oportunistas que buscan ese mismo concepto estético a los precios más bajos posibles sin importar la calidad, con el fin de no competir con las marcas pioneras y reconocidas de ese producto en concreto, pero aprovechándose de su inversión en marketing.

Sin embargo, las preguntas que otras veces nos habían surgido en situaciones similares, surgían de nuevo con estos nuevos platos de ducha que habían aparecido en el mercado:

¿Eran iguales todos esos platos de ducha de resina que habían aparecido en el mercado? ¿A qué se debían esas diferencias de precio abismales? ¿Venía simplemente de la capacidad productiva de las fábricas de donde provenían, o había diferencias de calidad reales?

Nosotros empezamos a fabricar nuestros propios platos de ducha hace 7 años. Creamos nuestros propios moldes y decidimos empezar el camino bajo la nueva marca Sindesliz. A través de esta, queríamos ofrecer al mercado lo que veníamos ofreciendo con los platos cerámicos: el mejor producto acabado, con la mejor calidad y al mejor precio, pero esta vez cuidando nosotros también del resultado del proceso productivo.

Los primeros años nos enfrentamos a costes de producción altos dado lo rudimentario de los procesos y la poca capacidad productiva. Igualmente, esas implicaciones de coste nos hacían ver que era perfectamente posible bajar costes y por tanto precios sin tener que afectar a la calidad, simplemente implementando procesos productivos más optimizados para nuestro producto.

Paso a paso, mejorando en cada aspecto que hemos ido detectando y que hemos podido optimizar, hemos conseguido a día de hoy un producto de unas características técnicas inmejorables. Un plato de ducha de resina al que se le añaden cargas minerales para mayor consistencia del cuerpo, y cuya masa es coloreada en su totalidad además de tratada con Gel Coat de máxima calidad. El resultado es un plato de ducha que no escatima en ninguna característica técnica ni en calidad de fabricación, mientras mantiene el aspecto que ha hecho de los platos de resina el estándar en la venta de platos de ducha a día de hoy.

Características como una altísima resistencia a la abrasión, garantizándonos un aspecto como el del primer día le demos el uso que le demos durante el tiempo que queramos. Así mismo, esas características no sólo suman a las prestaciones técnicas, si no también al confort, con su coeficiente de antideslizamiento C3, o a la estética, habiendo desarrollado con el tiempo técnicas para matificar el Gel Coat, que de por si suele aportar un leve brillo que hace que el plato se vea «de plástico» en productos de baja calidad, y que su apariencia sea la de una piedra natural, que es lo que se pretende recrear.

En estos 7 años desde que creamos la marca Sindesliz, hemos trabajado muy duro y gracias a ello hemos alcanzado una posición destacada como referentes en el mercado de los platos de resina en Catalunya. Especialmente en Barcelona, con más de 8.000 platos anuales vendidos y la incidencia de reclamaciones más baja del mercado catalán.

Hoy, Sindesliz ya está presente en los mercados de la República Checa, Eslovaquia, Alemania, Francia y los Estados Unidos, siendo este último país uno de los principales avales de la calidad de nuestros productos, puesto que la exportación de este tipo de plato de ducha requiere la certificación del mismo, y hablamos de un producto que allí no es reconocido. Como ejemplo de la dificultad de conseguir certificar un plato de ducha de resina con calidad suficiente para que sea exportable a USA, basta con apuntar al hecho de que Porcelanosa, cuyos productos destacan por su calidad, no ha conseguido dichas certificaciones.

La tranquilidad con la que podemos vender hoy nuestro producto gracias al camino realizado nos permite ahora apostar por el posicionamiento de la marca, buscando competir en el mismo terreno que las marcas más reconocidas como la mencionada Porcelanosa, Fiora o Roca, con la certeza de que nuestro producto, como los números demuestran, goza de más certificaciones y mayor calidad.

Sin embargo, el protagonista es y debe ser siempre el consumidor. Es por vosotros que nos exigimos a nosotros mismos un nivel de calidad como el que tenemos, ofreciendo un producto con el que el consumidor puede tener la total tranquilidad de estar comprando un producto de la máxima calidad. Aquello a exigir como consumidores a la hora de elegir un plato de ducha son, por ejemplo, las pruebas de ensayo del plato o el certificado CE, y también es conveniente cerciorarse de si la marca que vamos a adquirir dispone de servicio técnico autorizado, así como poder ver una muestra real del plato para comprobar la naturalidad del acabado y si es o no es aligerado, puesto que es un proceso consistente en la eliminación de materias primas y el rellenado del plato con poliestireno expandido (porexpan) de distintas densidades, o en los casos más extremos con cartón, afectando directamente a la durabilidad y resistencia estructural del plato.

Los platos de ducha Sindesliz, que es a su vez la marca exclusiva de platos de ducha de resina de Queràmic, por supuesto cumplen y superan con creces todos estos requisitos.